Concurso de televisión

Tu tatuaje dice:
“la clave a las preguntas
está en la inteligencia emocional”.
Tú no dices nada.

Desconoces quien protagonizó
“una noche en la ópera”.
No es que no lo sepas,
es que te jactas de ello,
porque es película en blanco y negro
y tu desprecio es de paleta
de colores.
Y me das asco.

Si te hubieran preguntado
sobre las sombras de…
Otra oveja hubiera balado.
Pero no es que lo hayas leído,
que también,
es que te sigues jactando de ello
y me sigues dando
mucho asco.

¿Pero sabes?
Con lo mona que eres
te lo puedes permitir
pues en esta sociedad
gimen juntos en la misma cama
la ignorancia, el triunfo
y la estupidez.

Bomba

Sudo recuerdos,
la obsesión se sonroja,
me arde la cara,
le tiemblan las piernas
a mi autocontrol.

No soy normal,
me enfermo
y sigo sin ser normal.

Se le corta la respiración
a mi sonrisa,
me veo revolcándome
al mismo son
de la ilusión,
de la resignación,
a mi sueño le falta el aire.

Si me cruzo contigo
explota una bomba de melancolía
de cosas que me superan,
de casas que se derrumban,
del bienestar mudando de piel,
quedándole grande el traje
y un armario vacío.

Que no sé si prefiero
ser un puto ignorante
y no escribir
que imaginarte en escena
y que un tsunami de poemas
inunde mi mente y presente.