Corazón en diez partes

Hay un antes y un después
desde que a uno le trocean
el corazón en diez partes.
Te parecerán muchas o pocas,
quedarán penas por venir,
pero cuando el cuchillo se desboca
en la boca se ahoga la flor sorda
y muere sin ser dicho el sentir.

Irreparable,
supongo que diez es un número factible,
la gente tiende a maximizar
y a exclamar:
“se me cayó el alma a los pies,
se me partió el corazón en cien,
qué cojones,
un millón de partes.”
Diez parece escaso
pero duele en mi por mil
y la moraleja malvive
entre las rejas de lo vivido.

Quien reparte los golpes
se lleva la mejor parte,
que no son mis lagrimas
sino fajos de poemas
con su nombre
dentro del saco del arte.

Anuncios

gaueko ahotsa

Egun mutuen labirinto zentzugabean
ahotsak du hitza,
baina ez dakit zer esan.
Ordu ilunen bilduma jasangaitzan
gauak du argia.

Bizitza absurdu honetan jira eta bira
baditu mila aurpegi krudelkeriak.
Eta oroitzen naiz:
Kontatu nizkizun penak,
irakurri hamaika poema,
ezagutarazi zenidan Leize Gorria,
ta betetzear zeneuzkan orriak?
Amorrua.

Bizi genituen… zenbat kontzertu?
Kontua galdu
baita askotan Realak Perkun.

Beti arte izango zen zure lema,
Beti Artea
idazten ez zenuenean ere,
horra hor estiloa,
elegantzia gehi alkandora.

Zure gidoi ta poesiak,
irri ta konpainia
gure barnean egongo dira.
Besarkada pila
Desioari begira.