Malo para la miel

Los tiempos que corren
son malos para la miel,
porque la estupidez
camina pausadamente,
sabiendo que tiene las de gustarse.
Muchas mentes en pausa
llenan de mierda las aceras.
La avispa asiática
que se come a las abejas.
Se quiere a todos ovejas,
sin inspiración,
sin pensamiento,
oveja que bala no tiene balas
y no habrá tejos para echar a la musa.
Mi casa es mi cabeza
y caerán las tejas,
me golpearán.

Pero yo quiero revolcarme en la miel
y volcarme en el cuento con reina,
que se peina
con mi archivo de versos.

Por eso
a las avispas se las mata escribiendo de pie
y no a gatas,
a cara de perro,
visceralmente,
que la poesía encuentre continente
donde mis poemas no pasen hambre
plagado de musas el enjambre
y comerse toda la miel
y no el tarro.

Naufragio

Un instante,
de la marítima calma a la catástrofe
tan solo hay un instante,
hoy vestido de sinuoso iceberg
que mata de frío.

Lo veo
y no lo esquivo,
me falla la cintura,
he de ser más listo.

Un nuevo golpe,
choco,
una vieja sensación,
hablan,
no me interesa,
en la rutinaria función
bordo el papel.

Pero esta mirada no derrite el hielo,
me falta el aire,
mi estómago arde,
fatalidad,
cambia mi rostro,
siento el calor,
me desmorono,
me derrumbo,
me hundo,
me ahogo,
en un instante muero
y me reinvento,
un poema salvavidas.

Sobre la faz del Facebook

“¿Qué estás pensando?”
dices mientras clavas tu pregunta en su facebook
“¿Qué estás pensando?”
¿Y tú se lo preguntas?
poesía no eres tú.

Todo descuentos diarios punto com,
ella piensa en pintarse las uñas
y en el perro Charlie
que es muy divertido
y dibuja con el rabo
y baila yo qué sé que cojones
click, click, click
me gusta.

En la ración diaria de filosofía fast-food
el fotomontaje es coronado
por una cita de Coelho,
y su amiga comparte un pensamiento de Vargas Llosa,
internet tiene heridas con costra,
y la madre le dice
“no te metas en política
métete en la red social”
y se caga levemente en Cospedal o Zapatero
pidiendo dimisión vía virtual
y hace
click click click
oh yes
me gusta
esa canción en inglés.

La otra sigue con el ritual
que al chuloputa de Adrián
por falso
hay que echarlo del gran hermano
porque ella siempre va de cara
y a Sandy le han puesto los tubos,
y a 5 personas les gusta esto
y ella hace
click, click, click
me gusta.

Y yo,
atribulado narrador que observa desde la barrera
y barro
pienso en qué coño pienso
siempre perdido
en mis muros
pienso
que aunque este poema fuera
el último comment sobre la faz del facebook
nunca obtendrá vuestro
click
me gusta.

si me escribes un poema llamaré a la policía

Si me escribes un poema llamaré a la policía,
o a mi novio,
o a mi novio policía.

Si me escribes un poema
dejaré de hablarte,
trocearé tu corazón en diez partes,
te haré daño sincero sin engañarte
y no me sueltes peros,
imagina marginarte.

Que cuanto más lejos
más me gusta el arte,
tú escríbeme unas líneas
y pasaré a helarte,
a tientas a odiarte,
que son señal tus versos
de comenzar a obsesionarte,
a obsesionarte,
a obsesionarte.
En el ring estas desnudo y yo llevo guantes
y tendré que mostrarte los dientes…

Si me vuelves a escribir un poema,
cabrón.