la espera desenfunda las penas

Si escribo espero
y en el campo minado de la espera
la frustración y el desencanto
escupen victorias ajenas,
convirtiendo segundos en navajas.

Quien escribe espera y desenfunda las penas.

Pero hoy no hay paciencia
ni camisa de fuerza
ni escudo protector,
ni patio de recreo para la inspiración.

Y castigado en casa
no escribo,
no espero nada.

Anuncios