Hoy he soñado contigo (como Nancy Thompson)

Como Nancy Thompson
con el trozo
del raído jersey.
En mi gozo el pozo,
en el pozo la tos,
la coz latente
bajo la careta del bienestar,
la patada en el estómago que se rebela
ante la onírica piruleta
y el psicoanálisis de la almohada,
hoy he soñado contigo.

Como Nancy Thompson
con el trozo
del raído jersey.
Despierto del sueño
aferrado a unos versos
hurtados al placer,
mientras brotan las letras
tras la herida que sangra,
oculta tras la sonrisa
con fecha de caducidad,
hoy he soñado contigo.

Mi clandestina confesión
se raspa la garganta
con sensaciones como el tequila
donde el grito se ahoga
y ella llora de rabia
sostenida.

Era tan real y tan ficticio
y tan bonito y puro vicio
y fantasioso y surrealista
y tan
mierda…
Hoy he soñado contigo.

Y ante la tortura
del policial estado
de la corrección política,
mi clandestina confesión
lucirá en la vitrina de poemas
como Nancy Thompson
alguna que otra penosa secuela.