la valla del mental desequilibrio (resignarse)

Resignarse es
intentar
volver a sanarse,
resurgir
tras la sombra
de un instante brillante,
enajenado recuerdo
y vuelta a encharcarse
por el azote del tiempo,
polvo
en la vitrina de momentos.

Resignarse y sanarse
se provocan
separados por la valla
del mental desequilibrio.

Resignarse y armar la paciencia,
arder
en la inconsciencia
buscando una venda
para herida que no vende.

Resignarse,
volver a firmar del deseo
su sentencia de muerte.