Inusual puto iluso soñador

Si me giro a la derecha estás tú,
como infinito material poético.

La imaginación hinca el diente al momento
la creatividad devora los segundos que pauso en mi mente
cuando en tu oído intento que floten mis palabras,
cuando el corazón pone toda la carne
en el asador de los labios que arden
si no hablan,
cuando las flores se depositan en el patio de tu escucha
y mi sonrisa observa tras las cortinas.

Mi nariz roza tu pelo,
te hablo sin pensar
y eso es difícil en mí
y pienso ahora soy feliz,
luego quizás no.
Y huelo tu cabello
y quisiera oler más.
Acariciar no solo con la nariz,
no disimular la inspiración
que siento habita en este instante,
y otra vez con tu pelo,
ubicar un mechón detrás de tu oreja,
jugar,
por el pasillo de tu cuello
con mi mano a tientas andar
y al despertar
ante mis ojos de nuevo
tu pelo
como un telón,
en el que me siento artista
comenzando la función,
o eso creo yo
porque si me giro a la derecha estás tú,
enviando y recibiendo
whatsapp
con tus uñas abrazando en rojo el iphone
mientras
yo
sigo
siendo
un inusual puto iluso soñador.

Anuncios