Publicado el

La voz me dice soy un juguete

La voz me dice soy un juguete,
no se que coño hacer.
Por evitar que el malestar me queme por dentro
convirtiéndome en antorcha humana,
prendiendo la hoguera del lamento,
me lanzo al poema de cabeza,
si me parto los dientes
es mejor que andar como un fantasma.

En la desordenada cama del niño
no caben más sueños perdidos,
el camino es su campo de concentración,
allí se apagan,
donde se obvia el garbo y se pisa con daño,
juegos tirados por la ventana de la apatía,
y en la acera el llanto acecha
a la vuelta del pensar.

La voz me dice soy un juguete,
la voz me dice ve a regar poemas,
la voz me daña.

Yo reciclo
lágrima en letra.

Una actividad que se ejerce en soledad,
sentir que muero un poco
si no rompo sobre el papel,
ahora
la aguja que marca la hora
a la par que intenta coser la rota ilusión
me pincha y me sana
y el niño en su cama
donde no caben más sueños perdidos
cuando mi cabeza es el ring,
los minutos puñetazos,
la voz me dice soy un juguete
y me siento herido
saco de toda hostia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s