hijasdeputa

Hay que estar hecho de una pasta especial.
Pensar bien y pensar mal.
Quizás tengas miedo a entrar.

A veces
algo indefinible quema,
naciendo en la piel
una herida sin nombre,
corriendo la sangre sin sello,
mientras otras lágrimas tienen dueño
y este lamento es un extraño
momento,
sin saber explicarte la razón.

Si me ahogo en un vaso de fango
¿vas a venir?
Quizás prefieras abrigarte en algo bonito
cuando mis versos no te tuesten
como el sol,
cuando mis versos no te den calor,
cuando no te hagan creer
que eres guapa y tal y cual.

Que me gusta bailar con las palabras
y a veces ellas son unas hijasdeputa
con todas las letras.

Que hay que estar hecho de una pasta especial,
y cuando no te agrade
que me coma tanto la cabeza
¿qué harás?
¿Huir a otra tierra
como alma que lleva el diablo?
y yo que hago
¿hablo o no hablo?

Ya te cuento de nuevo la película:
Que pongo poemas a remojo,
que casi siempre me sonrojo,
que mi corazón va cojo
que en esta marcha de la vida
los listos caminan con los tontos por bastones.
A mi me tocan la moral.

Mi poder es el recitar,
es el oral,
es el crear
y en la pornografía de sus mentes,
de sus actos,
no habrá un mísero intento de poesía.

Y yo,
bailando con la más fea de las palabras,
“hijasdeputa”,
en esta ocasión
sin saber explicarte la razón
siento ganas de llorar
y no me quedaré
no me quedaré con las ganas.

Anuncios

yo no pinto, soy poeta

Si fuera un pintor
tendrías tu cuadro.
Si soy poeta
no puedo hacerme el fuerte.

Como agarrando arena a puñados
en un abrazo imposible,
intento retener la imagen,
poco a poco van cayendo matices
agolpándose en el suelo la frustración
de no recrearte al cien por cien.

Al escribirte anhelo construir
la fotografía del instante,
para mí, para yo disfrutarla.
Y que te guste saber
que el arte anida
en tu pierna enfundada en su media,
expuesta ante mis ojos,
que dirás que soy un “blablas”
pero te vestiría con mis babas
y se me haría de noche,
de tarde,
de día,
muy tarde,
que siempre habrá mas cera que la que arde
cuando mi imaginación es la madera
y tu te acercas a calentarte.

Que mandaría todo a tomar por culo,
o de una forma mas prudente,
al cajón de las cosas pendientes,
por citarme a solas con
TU
mano sobre tu rodilla,
con las uñas color vino tinto,
haciendo tac
tacatac
tacatac,
yo si que me siento borracho,
para ser el señor de tu anillo
yo soy demasiado niño,
y tus dedos ahí:
tac
tacatac
tacatac.

Que me transporto a un mundo paralelo,
que estoy ñoño, tonto o lelo,
que no voy por tierra, voy por aire
y no toco el suelo,
que no surco el mar sino vuelo,
que tus dedos juegan con tu pelo
y yo quiero ser ese mechón.

Que ya te he dicho:
yo no pinto, soy poeta
y siento dolor al saber
que no capturé ese instante
al cien por cien,
pero en tí arropando ese recuerdo
hay poema
y yo seguiré intentándolo.

vestida en un te quiero

Si te vistes de esquimal
te querré más bien que mal.
Si te vistes de enfermera
te querré sin espera.
Si te vistes de arlequín
te querré allí y aquí.
Si te vistes de artista
te querré la primera de la lista.
Si te vistes de buzo
te querré mucho, mucho, mucho.
Si te vistes de musa
yo seré quien te usa.
Si te vistes de alimento
te comeré, no miento
y luego te querré.
Si te vistes de película,
en todos y cada uno de sus fotogramas,
te querré
y no solo en la cama,
y te veré y te veré y te veré y te veré.
¿Vistes?
Y si te desvistes
será señal
de que te he querido bien.