Evocadora misántropa

En tu imperfecta perfección,
asomada a la ventana,
no hay Romeos ni Julietas,
ni escalar por trenzas
baratas,
ni príncipes que son ratas,
uñas que son truños,
ni cuentos,
ni hadas que abren sus labios,
de arriba,
y salen bobadas.

Es tiempo de que luzcan tus patadas,
sí,
quiero verte patear baldosas
u otras cosas,
sinsorgos, lerdas, chulos, babosas
o falsamente edulcoradas bocas,
evocadora misántropa
Miss…
que desbocas mi imaginación
desatando las riendas mentales
en las palmas de tus manos
que son delicias
galopan, galopan
mis ideas borrachas de ocurrencias.

Evocadora misántropa
pasa listado a mis tropas
de las ansias de hacerte sonreír,
de las veces que acabé en ese bucle
que es el decirte lo a gusto que estoy,
de las múltiples ocasiones en las que fui el pez
que se muerde la cola,
y no la lengua,
para decirte,
a la legua
o a esa carita
que es la carta de presentación
a tu caja de bombones,
rico, rico, rico,
que tu madre y tu padre te han dado,
que a veces me siento enquistado,
embobado,
atrapado
y multitud de cosas que acaban en ADO,
menos menospreciado.

Evocadora misántropa,
que sos una Miss,
evocadora misántropa,
pateando las falsamente edulcoradas bocas,
que desbordas estilo calzando esas botas,
que me encantas,
me encantÁs,
y ya está.

Que si vienes a verme recitar

Que si vienes a verme recitar
lo haré mejor que nunca,
que la motivación me va a tomar
y la luna anunciará poemas.

Que si vienes a verme recitar
no respondo de mis actos,
pregunto a los papeles que no perdí,
respondo de mis versos.

Que si vienes a verme recitar
y desnudas la sonrisa
alzando tu vestido
mostrando todo tu arsenal,
armaremos la poesía.

Que si vienes a verme recitar
lanzando momentos aquí,
sembrando recuerdos hoy,
que mañana los recojo
que seré buen chico,
que me posee el espíritu
de la desbocada imaginación,
amaremos la poesía.

Que si vienes a verme recitar
regalándome putas excusas
para escribir con hambre,
que las palabras precisas hilé,
que preparé el desfile
que quiero probarte,
que te vistas en arte,
en este traje de musa
que traje
para inspirarme.

Que si vienes a verme recitar
armaremos la poesía,
amaremos la poesía,
si vienes a verme recitar.