modestia y molestia

La modestia para después,
no durante.
La modestia para antes,
que ya nos joden bastante.
La molestia para,
antes,
durante,
después.

Anuncios

partido corazón

“Es más interesante un partido corazón que un partido de fútbol” (Gorka Marqués).

Partido corazón

“Es más interesante
un partido corazón
que un partido de fútbol”.
Quien nunca haya tenido
un partido corazón,
es que nunca ha jugado un partido.
Un partido corazón,
que no entenderá del plástico de los carnets,
no entenderá de naciones mal paridas,
tendrá nociones de universalidad,
en versículos o en versos y culos.
Un partido corazón
sabrá de donde ha surgido,
sabrá donde ha nacido.
Un partido corazón
nunca será un ciudadano del mundo,
un ciudadano mudo,
ni un blablabla,
ni un run-run,
ni un guau guau
útil para el poder.
Un partido corazón
nunca apolítico,
y repico, y repico.
Un partido corazón
contra el imperio del Latido Unificado.
Un partido corazón,
internacionalista.
FORZA.

Jugar a marearme

Hasta la polla,
hasta el rabo,
hasta que vuelva a toparme
con alguien como tú.
Estoy
estoy cansado
de que hace dos días
me digas esto,
de que ayer me hagas ver lo mismo,
con tus manos,
con tu boca,
tocándome los mismísimos
literal y metafóricamente hablando,
hablando,
ablandando las desconfianzas
que tenía sobre ti.
¿Para que?
Si hoy me llamas
y cambia tu discurso.

“Tienen capacidad de jodernos”
dijo aquél a quien quiero,
a ti no.
Ya produzco yo mis propias lágrimas,
mi propio arte.
Deja de jugar a marearme.
Que yo soy un ser humano,
que aquí tengo un corazón,
y no un puto trozo de plástico.

piedra, papel, tijera, poema

(Los primeros versos, los entrecomillados, son autoría de la Sirena, después continué yo.)

piedra, papel, tijera, poema

“Mis versos eran:
poema, papel, tijera.
Una, dos, tres.
Fuera las piedras.
Fuera, las que no golpeen
la madrugada en tu ventana,
despertando la magia…
Me gusta que hayas puesto piedra”
la primera en el camino
de mis indecisas ocurrencias.

Mis versos eran:
piedra, poema, tijera
dura, golpea, arma
corta, brilla su filo
ama.
Fuera los papeles.
Fuera, los que nunca los pierden,
fuera, los que no me conmueven,
fuera, los que no sangran.
Me gusta,
me gusta que hayas puesto el papel
a mi entera disposición.

Mis versos eran:
piedra, papel, poema
apedreando el espacio en blanco
con la saña del que crea
con imperiosa necesidad.
Exploto
Si no va fuera.
Créeme que ya lo creo
y es por eso que creo
Fuera.
Fuera la tijera
fuera, ¡miradla trabajar!
recorto
la silueta de mis vomitadas emociones
van cayendo los errores.
Me gusta
Me gusta que hayas puesto la tijera
para que corte la banda
e inaugure tu ventana.
y allí golpear tus madrugadas
desenredando los problemas
que se asome la magia
para vernos recitar

piedra, papel, tijera,
me gusta
me gusta que hayas puesto
todo
siempre gana el poema.

Viernes 14:15

Viernes 14:15
Viernes 14:15,
vienes, apareciste,
con la sonrisa tirando de ti
anunciando el abrazo,
con manos de niña
destapando mi imaginación,
con ese vestidito rojo,
y una invitación por escote
al paseo de la lengua
de la mano de las palabras
sintiendo
el doble sentido
provocando
la mezcla de caricias
y susurros,
ay…
Algo terrenal
salteado de sueños
sujetos dulcemente
con una perversión
deseando hacerte cositas
que acaben en ARTE.

yo no soy un cazador

(inspirado a partir de una frase del ultimo single de Doctor Deseo)

yo no soy un cazador

Tengo resacas de X salidas.
Cargo la cruz para palabras.
Hablamos de esto y de aquello.
Tengo las dichas,
las que no dije también.
Tengo
un martillo que suena,
un ladrillo que no consuela,
mantequilla,
y se escurre la lucidez.

En su nuca fijo la mirada
ando tras ella,
cruza la calle un suspiro
y sonrío,
me ha mirado.
Veo sus ojos y subo a los míos.
Desespero,
peras,
pero,
peras,
pero,
coño,
esta vez será la buena.

Libero
a las “mariposas
clavadas en un papel”.
Ellas vuelan,
yo no soy un cazador.
Ellas vuelan.
Yo concentro mis sentidos.
No a la dispersión,
y tengo las hojas libres,
ahora sí,
y las horas reinventando alas,
ahora sí,
como poemas,
para volar por encima de tachones
y aterrizar
en el centro del querer.