esas braguitas

Desde el puesto de copiloto
te observé,
conductora de ilusiones
acercarte a la máquina
insertar la tarjeta y…
Desafiando a tu pantalón
se alzaron las braguitas
ante mis ojos.
Y yo,
platónicamente enamorado
de esas bragas
-las menos sexuales-
y de tus gestos
casuales o no,
de tus imperfectos dientes
perfectos, perfectos…
de ti.
De la peca en tu nariz,
timbre al que llamar
torciendo en la incomprensión.
De tu acento y de tu voz.
Y temblaban mis piernas.
Y yo
era La Transparencia.
Se alzaron las braguitas,
de las nubes no me bajé.

Anuncios