Publicado el

paisaje exento

Pasión,
color,
el toque personal,
el libre albedrío
y el placer
de caminar bajo los impulsos
de las musas.
Prohíbe todo ello
y serás
un funcionario del paisajismo.

Un paisaje exento es un paisaje que no acaricia, que no abraza, que no besa. Pero también es un paisaje que no escupe, que no golpea, que no saca la lengua.

Es pensar en el paisaje como en un símil de la poesía: ahí está, luego uno ha de darle forma, vestirlo de recursos, desvestirlo y jugar con todo ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s