Fauna y flora

Algunos bastos poemas
cabalgan por la llanura
de su mente infinita.
No podrá montarlos
pero sí evitar sus coces.

Lo indomable,
ha de seguir su cauce,
metamorfosis es el destino
para flores de cuerpo animal,
la salvaje belleza que renace
floreciendo en los bolsillos del poeta.
Abundantes espinas aguardan
a quien ose meter mano.

Micropoemas II (o algo asao)

Una nueva agradable velada la de ayer, con un acérrimo defensor de la prosa lírica y otro no menos acérrimo del mixto serrano (en verso o prosa). Marchando una de micropoemas recién salidos del horno, si decís que no son muy buenos os diré que… ¿la alternativa de bares abiertos un martes noche acaso lo es? Buen atenuante. Ahí van: 1-poesía visceral, 2-una reivindicación política, 3-tres versos la mar de sutiles en pro de la pluralidad lingüistica y 4-un canto a un amigo de lo ajeno (se merecía ser rimado y mucho mas)

Por los poros de su piel
emana literatura.
Versos que serán borrones
por arte y gracia del sudor.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Euskal fetichism,
pies autóctonos en altos tacones.
Euskal fetichism,
culos prietos a vascos vaqueros.
Euskal fetichism,
botas vascas a lenguas locales

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Quisiera saber idiomas
para comerte el coño
y que me comprendieras

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ladrón de gorro blanco
malnacido rufián,
con vil descaro arribaste
a nuestros sueños desflorar.

No me rimes así

“¿Y tu que rimas?”
Me lanzaste el desafío.
¿Yo? Nada.
Quizás algunos pareados
de forma tan esporádica…

Respuesta invalida para ti.
Creció el desprecio en tu mirada
y te acercaste a mi papel
a tocarme los renglones,
buscando el encontronazo,
el forzado aborto
de los fetos de hoy,
los versos de mañana.

“¡Que alimenten containers azules
si no son para mí!”.

Buf…
No sabes cuanto detesto
las poesías caprichosas como tú,
en una cosa solo pensáis:
Rimar, rimar y rimar.

¿Sabes?
¡Que te la rime un pollo!

Caperucita y la loba

Caperucita solía escuchar:
“Tú eres dulce, ellas no,
las visten como putas,
la culpa es de los padres”,
decían de las lolitas
en tiempo de recreo.
Caperucita comía un bollicao.

¿Pero quien, quien tiene la culpa
cuando una funcionaria es la fiera?

Al igual que las compresas
trabajo fijo y seguro
y la hora del cigarro también.
Caperucita cobrando el paro,
tierna niña en la Seguridad Social.
Allí pasea una loba por un lunes,
esparciendo por la sala
vidas laborales que planean
ser el privilegiado certificado,
que avistando su generoso escote
desde lo alto de la perversión,
penetre en su canalillo matutino.

¿Quién tiene la culpa?
Si trabaja con medias de rejilla
haciendo de Bambi un burro
y de una simple mañana
un sencillo poema.

No hay fábula sin moraleja,
ay Caperucita, debes saber que
siempre habrá funcionarias cachondas.

El arte es…

El arte es un anti-destino.-André Malraux-

Y se rascó la cabeza
¿Qué quería decir aquello?
“El arte es un antidestino”.
Y se la volvió a rascar.
¿El arte no es acaso
destino de artistas?
De papeles llenó la maleta.
Con fuerza latía su corazón-tintero.
Y salió, con lo puesto,
desvistiéndose al calor de la luna,
dejando tras su grácil silueta
un reguero de vergüenzas.
Ya no las quería.
Así, desprovisto de autocensuras,
ligero como los versos
sin mayores pretensiones.
No andaba, mas bien volaba
-cual barco pirata de Espronceda-
hincándole el diente al camino,
saboreando paisajes,
relamiéndose entre las nubes.
Y todo ello…
… rumbo a su destino.

micropoemas (o algo así)

Ayer tuve el placer de terminar una velada con Manu e Ibai y jugar a crear micropoemas (o algo así). Primero intentamos escribir un poema sadomasoquista a seis manos, pero no logramos terminarlo. Y después escribimos estas cosillas que veis aquí:

Se acercó a la mesa
y no supo que decir,
la tierra se lo tragó,
convivió con los gusanos.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Al igual que las hojas en otoño
caen versos del árbol,
huérfanas penas,
urdidas de lamentos,
marcando el camino a casa
para torpes poetas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El miedo alimenta
aletargamientos mentales,
el agua para los peces
me impide crear
encerrándome en la pecera
moviéndome entre sueños
de un lado a otro,
clavado en la puta silla.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Qué diría Bukowski en esta situación?

Y me acerqué a ellas y les dije: “¿sabéis nenas? Soy un gran escritor, tengo unos cuantos buenos poemas y cerveza gratis en mi casa…”. Y ellas me dijeron: “piérdete, viejo verde”.

Nunca fueron de la mano, putas y literatura.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Palabras:
Todas para una
y una para todas.

Ibai

Las hojas de otoño
caen como lamentos
sobre las hojas arrancadas
de este cuaderno

Ibai

Vos con vuestro acento hacéis
que los sueños de escribir
interminables versos de amor
florezcan en mi interior.

Ibai

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un karaoke en francés.
Una española talla infantil.
Unos antiguos granitos de acné.
Ahora, antes y después.

Manu

la crónica

Me encontraba en mi despacho, como siempre concentrado en mis obligaciones profesionales, con las piernas sobre la mesa y viendo en el youtube videos de Pepe Gafez en Al Ataque cuando llamaron a la puerta.

“Adelante” (lo mío no era la originalidad)

Y allí entró, un ángel de estilizada figura y cabellos rubios, se acercó hasta mi mesa inundando la habitación de embriagadoras fragancias, le gustaban los caros perfumes, eso era evidente. Guardé en el cajón el paquete de risketos y me dispuse a escuchar lo que estaba seguro sería una dulce concatenación de silabas con la más suave de las entonaciones.

Y entonces… ella entreabrió sus apetecibles morritos y empezó a hablarme de una propuesta interesante, venía de Lanbide, el servicio Vasco de empleo, quería saber si disponía de 5 minutos de mi tiempo para escuchar su oferta. Yo, un romántico empedernido a la par que un gran profesional enseguida percibí que ese melonar bien merecía lo menos 20 minutos. Me propuso hacer la crónica del vibrante partido entre el Tuyö y unos sprinters pizzeros que iba a acontecer el domingo 7 de septiembre, día del Señor. Aquello era una combinación que saciaba a un sibarita como yo: una tierna damisela, dinero y pizzas. Decidí ponerme serio y construir la mejor de las crónicas posibles.

Pizza Sprint 5 Tuyö Comunicación 1

Partido disputado en Rentería, el Pizza Sprint marcó 5 goles y el Tuyö 1, el fútbol es así, la falta de rodaje, son 7 contra 7, la liga es muy larga…

Le envié mi flamante crónica a la rubia trabajadora en post de la construcción nacional de Euskal Herria en materia laboral. Comencé a visualizar su reacción en mi mente. Empezar a imaginar y a salivar fue todo uno, mis brillantes apuntes futbolísticos harían de ella una humedad constante, y yo la esperaría en mi despacho con la bragueta abierta y un ramo de flores.

Entonces… allí apareció ella… marcándose un taconeado desde la puerta hasta mi despacho que marcaría un antes y un después en el fetichismo vasco. Abrió su boquita de piñón y me dijo… “solo te quiero como amigo, no como cronista”.

Nadie es perfecto, un mal día para dejar de fumar.