¿A qué huelen?

a veces hay que saber oler mas allá de los olores puntuales…

¿A qué huelen?

A hamburguesa,
sus dedos huelen.
Los mismos que en sus yemas
gotas de agua recogen
en ausencia de paraguas
que paren lo inevitable.
Esos dedos que se arrugan
quisieran encerrarse en sí mismos
para no sufrir pedradas
cuando la lluvia cae a dar.
A sueño descubierto
se muestran ante el mundo,
la imaginación los pasea
rozándose con gozo
entre nubes de picara sonrisa.

Esos mismos dedos,
que ahora…
Huelen a lo que huelen.

Que caliente un poco el sol

Asusta, a veces si,
esculpir palabras
moldear pensamientos
que hagan salir de su guarida
-todo allí es negro-
al dolor, tierno infante.
Acongojado recibe rayos de sol
en su blanco y desnudo cuerpo
-pálido y oscuro es todo él-
Gloria a aquel hombre
capaz de sacarlo al estrado
manteniendo la mirada a ignorantes
(anda suelta la arrogancia
y alguien ha de ser su azote),
tendiendo puentes y manos
para las almas amigas.
Arropando a la pena de amor
vistiéndola de dignidad.

algo espeso

Hay tanto por decir
y tan poca claridad,
abstracciones deformes
inmutables en palabras.
Hoy laboriosa tarea
descodificar la mente,
moldeando los anhelos
de la oscura comunicación,
Deseos de transmitir
quizás cierto hartazgo
acerca de…

Conversaciones

Fast

Lenguas

Food

Guiones en serie

Comida basura

Usar y tirar

Y seguir alimentándose…

… pero ahora no se como hacerlo.

Rabiosa disertación (era un moco verde)

Cuando tanta rabia se agolpa en el punto de recogida de las ilusiones desechadas, el Ministerio de Interior se apresta a ilegalizar, apelando a la bondad y educación del buen ciudadano. Y si la ira no retorna a su guarida, colándose por los resquicios de bonitas palabras, la represión adopta mil y un formas para hacerla desistir. Pero no, el melódico armamento de las fuerzas del estado hoy no logrará salir impune. Cuando el poeta no consigue embutir tanta mala ostia en un poema, no queda otra que pasarse a la prosa, con el cuchillo en la mano y el bolígrafo entre los dientes.
Nunca fuiste escritor de babas, y en cambio con sangre redactaste múltiples versos, líneas, metáforas, pero siempre fue la tuya la que derramaste sobre el papel, tinta de tu tinta. Roja, como los ojos cuando golpean tu corazón con tapas de alcantarilla. Cloacas de las que salen viejos hedores disfrazados de dulces perfumes, siempre dispuestos a patearte la entrepierna. Mientras tanto aprietas los dientes a la par que saboreas tus lagrimas.

La Rabia quiere reventar la ciudad de los versos malolientes, orinar sobre amorosas poesías ¿pero como? ¿con cuatro palabras, blasfemias biensonantes será capaz de dormir con la conciencia tranquila? ¿con el placer del deber realizado? Me cago en tu puta madre son seis palabras. Las palabras se las lleva el viento. La Rabia devora huracanes.

vampirismo ilustrado

Deleite del ecosistema
oh contemporánea vampira
de entrañables ensoñaciones.
Noche es tu vestido
y con letras alimentas la mente,
amor platónico de día
la música te eleva por la ciudad.
Golpeas su ventana al son del piano,
él despierta y sigue ausente la realidad.
Le abrazan las fuerzas del… ¿mal?
que enseñan a esquivar los golpes,
jugáis con las tormentas,
lanzando besos a la luna llena
y tus colmillos le inyectan inspiración.

Poema romántico

Las voluptuosidades enajenadoras
hacen de nuestro poeta
una perturbación con piernas.
Él pasea por lo oscuro
con la polla gacha
y las orejas tiesas.
Sabéis que es un romántico,
es un creador,
es un excéntrico.
Observa, mastica, escucha,
flequillos para ser lamidos
pechos para ser peinados,
es el puro romanticismo,
un jodido trovador carnal.

comunicado de La Conexión Bastarda

La Conexión Bastarda, reducto cultural, resistencia armada de palabras, antagonismo de la dictadura de la vacuidad, oh clandestino azote implacable del apoltronamiento neuronal, de los michelines ideológicos, acicate para la apertura de mentes dementes a la par que racionales, paladines de la libre creatividad, estandartes del placer de contar, buscadores de diamantes, perseguidores del onanismo estilístico. La Conexión Bastarda organiza un fin de semana que ni el Literaktum con las piernas best seller de Espido puede hacer sombra, donde el mercantilismo brilla por su ausencia allí estará la Conexión, donde el tequila reparte amor en abrazos de versos de colores allí estará la Conexión. Saltando de noche en prosa, esquivando controles policiales, edificando bellísimas personas, sacando el pincel para la malicia ocasional, regodeándonos, afilando el colmillo, estrechando la mano, paladeando nutritivos momentos. Allí estará la Conexión Bastarda… ¿estarán las chicas de buen leer?