un amigo

esto se lo dedico a un gran amigo, aquel que repartia abrazos de parte de cestas, superviviente del Superficial Hell, del Gordo Acosador, presente en viajes a Bermeo, Bilbo, Iruña, Beasain y tantos y tantos parajes. Luchador infatigable en pos de la autenticidad, azote implacable de la superficialidad, la frivolidad y el sibaritismo.

Poesía que se cuela
por las rendijas de la rutina.
En incontables pedazos
la hace estallar.
El brillo en los ojos
que triunfa seductor,
la sonrisa en las venas.
La ilusión de un niño,
las ansias de jugar.
Disfrutar del trayecto,
embarrarse de ideas,
un camino a elegir
entre mil imaginados.
¿Y la llegada? Ah…
es un emotivo abrazo,
es la mas grande de las amistades,
la medicina que fue y es,
la risa irreprimible, autentica,
la ansiedad derrotada,
“la mente de riendas sueltas”.
Son ingeniosas palabras,
brillante sentido del humor,
observa, impulsa, anima,
personificación del soporte
de la libertad creativa.

Anuncios

Esas cejas

Cejas que son la llave
a la creación de fantasías,
castillos en el aire
en esta lluviosa noche
de bochorno en la tarde.
Saber que nunca mas las veré
frustra todo mi ser.
Esas cejas eran una obligación
a amar todo lo demás.
En sobredosis de escotes,
de carne, de tacones,
no vi nada mas bello,
y eso que tuve mis ojos
a pleno rendimiento.
Nunca lograré unas líneas
que las puedan retratar.
La frescura de su imagen
la iré perdiendo,
imaginaciones, sueños sin abrir,
versos sin crear,
irá muriendo la visión
de la indescriptible belleza.
Ay…
Caminos absurdos seguí
forzando el toparme con ellas,
nada, salvo mojarme, logré.
Ni siquiera un poema
que haga justicia
a su enorme hermosura.

El Creador y Ella

A modo de sombrero
se ajustó la culpa
El Creador en su cabeza.
Nunca supo si esperar
su llegada o llamada
o salir en su búsqueda.
A veces Ella le atrapaba
en insospechados momentos.
Y entonces…
Sus manos, su mente
todo era puesto
al exclusivo servicio
de la pizpireta diablilla,
sin importar el lugar,
ni el día, ni la hora.
Ella, satisfecha, sonreía.
La ultima vez que vino
no abandonó al hombre
hasta ser exprimida al máximo.
Él a Ella o Ella a Él,
¿quién usaba a quien?
El Creador la veía
como niña poco fiable,
caprichosa, dulce, malvada.
Si algo no lucía
como Ella imaginó
rebuscaba en su bolso
rabiosos perfumes
esparciéndolos estratégicamente
delante del ventilador.
En esos casos
El Creador solo podía
mirarse al espejo,
recolocarse sus prendas
y pasear por las calles
como aquella vez
en la que se ajustó la culpa
y caminó,
y caminó,
y caminó,
con la mirada perdida,
con la ropa manchada.

Fatal desenlace, bastarda fortuna

Inundan las calles
mareas de ilusiones,
sueños que florecen
regados con cánticos,
el vello de punta,
a flor de piel la emoción,
tocando la gloria con las manos,
un éxtasis, algo bárbaro.
Pero un minuto, 60 segundos
puede ser fuente de dolor
indefinible, inexplicable, infinito,
se parte la esperanza
en mil irreconocibles pedazos,
tu alma ávida de alegrías
llena es de punzantes cristales.
Es un dejavú de sangre.
Son los ojos vidriosos
para un triste final,
fatal desenlace, bastarda fortuna,
un domingo echando la persiana.
Lagrimas que brotan
e instalan la pena,
infortunio que oprime
paralizado ante el mal sueño,
amor sentido y verdadero
huérfano de placer y victorias.
Aún y todo…
Seguirás alentando como de txiki
cuando los de azul y blanco
marcaron un gol
y tú sentiste algo especial.

Sobre la redondez

No es redondo mi proyecto,
no es perfecta la perfección.
El crack del fútbol
puede errar un penalty
y eso le hace poetizable.
Pero mi proyecto…
¿es redondo? A ratos.
El pensamiento es cuadrado
en algunos de sus personajes,
triangulares son las musas,
camino bello, feroz, serpenteoso
el de la inspiración volviendo a casa.
Ven, mis brazos abiertos
te escribirán una y mil veces
y te abrazaran poemas.
Aquí los versos emanan desnudez,
en las esquinas de las estrofas
se aprecian manchas de sangre.
Jirones de ilusiones
en las verjas de los sueños.
Poesía mentirosa
no tiene cabida aquí.
Tolerancia, amor, dulzura
¿y porque no perversiones?
De todos los colores
habrá juegos por narrar,
no solo ñoñerias,
Jack, Jony y otros muchos que vendrán.
Hay tanto, tanto por aprender
y tan poca tinta.
No es redondo mi proyecto,
si lo fuera…
rodaría
por
el
monte
o
cuesta
abajo
y yo tras él,
viéndole alejarse
cada vez mas de mí
mientras ruedo, tropiezo
patéticamente caigo
y me rompo los dientes
debido a mi torpeza
¡no nací redondo!

Calles paradas

Se paran las calles
al sacar Jony su nariz,
pegotes son las personas
esparcidas en el día.
No hay nada mas
al desenfundar nuestro hombre.
Cuando él se hincha
todas las fragancias captura,
llena es su mochila
de tiernas sensaciones.
Artista ninguno le hará sombra
al agarrar de la solapa
el descamisado éxtasis
soltándole dos sopapos
de pletórica brillantez.
En este escurridizo momento
Jony Olfato manda.

Goteos mentales, devaneos experimentales, primavera humeda

Escrito entre 6 manos de 3 miembros del grupo con motivo de la celebración de la ultima cena barbarina hasta ahora, viernes 30 noche. ¿Serás capaz de adivinar la autoría de este trio de sujetos? ¿estará la Conexión Bastarda detras de todo esto?

Goteos mentales, devaneos experimentales, primavera humeda

06:21

Sentados delante de un café (o hamburguesa en plato vacío) llega un mensaje al móvil:

“yepaaaaaa!!”

-“¿Dónde estas amigo?”

-Estoy psicodelicamente perturbado por las ansias de explorar un potorrito mas allá del bacón y queso, que sea multicolor y olfativo al 100%, oh, todo un manjar para mis catas sensoriales literarias. Al menos escribiendo las esperanzas nunca se pierden…

-Nosotros deambulamos por las calles mojadas, buscándote en la noche y atraídos, como lepidópteros nocturnos, hacia la luz. Pero calabazas recibimos como las putas reciben el vinagre al abrir el correo y esperar la miel. Entre luz y miel nos comemos el tarro (aunque nos gustaría comer otra cosa).

-Nos tomaremos un cortadito a nuestra salud, dentro de un rato… mientras tanto devoraremos nuestros cerebelos partiendo con cuchillo y tenedor el sabor a rutina. Y entre tanto y tanto un sms que viene y otro que va, y nos deja con hambre de saber más.

Dibujar en la servilleta la inspiración, perseguirla por el laberinto de la mente y perderse simplemente escribiendo un mensaje de móvil. Y encontrarse con los pies húmedos, agh, joder, y sentirse pleno de ideas y vacío por dentro. Menos mal que algo hemos comido o bebido… con esta empanada mental.

Esto se acaba… Sentada en la mesa de al lado sigue Amelie tomándose un café sola… Sin devolverme la mirada, infructuosa búsqueda de lingotes de oro en tierras de servilletas de papel y pus reconcentrado. Y su reflejo me persigue de cerca pero no lo suficiente. Tan ligero como una liviana hoja de papel (de servilleta), que recoge y limpia y da esplendor a los restos de semen rebosantes de las galletas María, desayunadas entre cereales de obscenidad y amigable comprensión. Y mientras alrededor padeciendo Hembras Masificación, como si de una película de terror se tratase.

Estoy apunto de cerrar los párpados y que todo quede en sueño con sorpresa cuando me despierte. 3, 2, 1… ZZZZZZZZZZZZZZZZ

07:26