Poesía kalimotxera

Poesía kalimotxera, la poesía de los chicos profundos. Mezclada la ternura con la mala ostia y el kalimotxo, cóctel molotov literario. Palabras escritas con labios negros, buscando inspiración con ojos rojizos. Resacas apáticas, relecturas dulces. Vendando los ojos a la vergüenza, empiezas moviendo un tímido pie, al igual que un atisbo de idea remueves en el vaso. Y todo se vuelve de colores, de alcantarillas sacas un cuadro y te relames y te relames, relamerse es pintar. Y en una carrera tus manos en pantalones cortos, tus manos, juegan a competir con tu cabeza que viste la elástica txuriurdin para ser sudada en esta ocasión. ¿Quién es más rápido? ¿Quién va detrás de quien? Solo saca tu lengua –humedecida en la imaginación de tu tintero- y pásala por el papel, tu saliva será del color del arco iris.

lost in translation

Anuncios

Insultos en papel de regalo

(o La zorra tienda de los putos insultos)

¿A cuantos poemas me vende unos buenos insultos?
No inventé el lenguaje, no fui yo quien de sexismo lo vistió, yo no fui. Yo solo quiero insultar a una persona llamémosla X, pero quiero creer lo que digo, quiero sentir lo que leo, y solo tengo en su expositor insultos machistas. Puta, guarra o zorra, veo en el estante más próximo, y en el de mas allá…..bah, no creo que su familia tenga la culpa, pero pienso cosas malas de la X esa, si, y quiero expresarlas de forma adecuada, insultantemente educada, educadamente insultante, pero no suena muy contundente, agh, y es que yo no inventé el lenguaje. ¿Me va a hacer rellenar un impreso?
Ya me huelo el percal, usted me vende los insultos más comerciales, en sus tiendas de barrio o grandes almacenes, pone en venta lo mas estándar mientras suena papi papi, papichulo. No me gusta su tienda, no me vale ahora, hoy, no me desahoga gran cosa, usted subasta hijaputeces en el ebay, a la vez que despacha insultos en papel de regalo.

Perdone, lo dejaremos para otro día, alquilaré una peli y me evadiré.

El Estado, organizador

Música globalizada, premeditada, no casual, es el vehículo anestesiador. Vosotros, zombies, robots, muñequitos alienados con cañas de pescar vistas en la tele, anzuelos tóxicos de letras cancerigenas. Asco dais, me globalizáis los cojones. Es un juego viejo, reglas que anulan tu personalidad. Vosotros, zombies, robots, chulos. Vosotras, calientapollas que os creéis especiales. Vuestros siempre regados oídos escucharan letras de otros, poemas impersonales anunciados junto a politonos y tetonas, o letras de Sabina, que más da. Mujer moderna que patrocina el Estado, todo es mentira, todo es igual de carca. Y vosotros ”yo te protejo, yo te cuido, elígeme a mi, en mis brazos te sentirás segura”, cómprate un altavoz y saca a pasear tu sentido del ¿humor? (digno de un programa de José Luis Moreno) en las próximas fiestas de pueblo. Y se una marioneta mas en el teatro nocturno al servicio del Estado. “A esa rubia le metía un pollazo”, “el Raúl está muy bueno”. Solo déjate llevar, Bisbal, reguetón, Coti…Solo déjate llevar… si piensas te puedes deprimir. La organización va a cargo del Estado, tu solo aspira a ser felizmente igual al resto, ¿no ves que “diferente” es igual a “invisible”? Solo déjate llevar por los sonidos más actuales, en el descanso de los Simpsons los veras anunciados, déjate envolver, observa al ganado y sácate unas copas.

canto del loco

Toc, toco toc, toc

Toc, toco toc, toc
al otro lado
de la acera mañanera.
Pisoteando el lunes
a ritmo de
toc, toco toc, toc
Puede ser
un despertador
como otro cualquiera.
Y yo,
capaz de escribirle
“al amor sin mariconadas”,
a los sentimientos
más tiernos e inocentes,
y yo, sinceramente,
ahora mismo
solo siento
lujuria,
¿o morbo?
toc, toco toc, toc